domingo, 7 de julio de 2024

Mientras se vuelan los campos

 


"Mientras se vuelan los campos" de Raquel Albéniz, con puesta y dirección de la autora junto a Paula Etchevehere, es una pieza teatral que logra sumergirnos en un universo de desolación y resistencia, en su cuarta temporada en el Espacio Callejón. La obra, que cuenta con las brillantes actuaciones de Coni Marino, Claudio Pazos y David Masajnik, nos transporta a una chacra en un futuro donde la sequía y el viento han arrasado con todo vestigio de vida animal y vegetal.

La historia nos presenta a Elena y Silvio, una pareja que vive los últimos días en su chacra, enfrentando la implacable realidad de un entorno devastado. La aparición de Aira, trayendo consigo una gallina, la última que queda, añade un giro inesperado a la trama, representando una chispa de esperanza y resistencia en medio del caos. A partir de este pequeño pero significativo evento, la obra explora la lucha por preservar lo que queda, un tema profundamente resonante para aquellos que se niegan a abandonar sus raíces y su tierra.

Las actuaciones de Coni Marino, Claudio Pazos y David Masajnik son dignas de destacar. Marino, en el papel de Elena, transmite con sutileza y fuerza la desesperanza y la determinación de su personaje. Pazos, como Silvio, aporta una profundidad emocional que complementa perfectamente la energía de Marino. Masajnik, en su rol de Aira, ofrece una actuación conmovedora, llena de matices, que añade una capa adicional de complejidad a la narrativa.

La dirección de Albéniz y Etchevehere es impecable. Han sabido capturar la esencia del texto y llevarla al escenario de una manera que es a la vez poética y desgarradora. La puesta en escena minimalista, con elementos que evocan la aridez y la desolación del paisaje, contribuye a crear una atmósfera que envuelve al espectador desde el primer momento.

Lo que hace a "Mientras se vuelan los campos" una obra tan especial es su capacidad de abordar una tragedia desde el absurdo y el humor. Esta combinación permite al público conectar con la historia de una manera profunda y emotiva, sin caer en la desesperanza. El guion de Albéniz es brillante, lleno de diálogos que resuenan por su autenticidad y humanidad.

Es una joya del teatro contemporáneo. Su exploración de la lucha por la supervivencia y la resistencia en un mundo devastado es presentada con una sensibilidad y una belleza que dejan una impresión duradera. En su cuarta temporada, sigue siendo una experiencia teatral imprescindible, que destaca no solo por la calidad de sus actuaciones, sino también por la relevancia y profundidad de su mensaje. ¡Para ver! (Meche Martínez)



Dramaturgia: Raquel Albeniz

Actúan: Coni MarinoDavid MasajnikClaudio Pazos

Vestuario: Jennifer Sankovic

Escenografía: Nacho Riveros

Iluminación: Leandra Rodríguez -Adea-

Redes Sociales: Victoria Arrabaça

Fotografía: Evann VioletaAna Maria Ferrari

Diseño gráfico: María Forni

Asistencia de dirección: Facundo Darío Altonaga

Producción ejecutiva: Florencia San Martin

Dirección: Raquel AlbenizPaula Etchebehere

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Goyo

La historia de amor entre un joven dentro del espectro autista y una mujer separada, protagonizada por Nicolás Furtado y Nancy Duplaá, bajo ...